Domingo, diciembre 9th, 2007

La Mujer y La Tradición Textil

La participación de las mujeres en el trabajo siempre ha estado presente. Al igual que en la actualidad, este se concentraba principalmente en ciertos oficios, entre ellos el rubro textil.

A mediados del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX la industria manufacturera era la rama de trabajo más predominante entre las mujeres, en ella se encontraban las hilanderas, tejedoras y costureras, precursoras de la industria textil y de la confección. También existía un número importante de mujeres dedicadas al trabajo del bordado, sombrereras y zapateras que luego disminuirían en número progresivamente.

Get the Flash Player to see this content.

Como reflejo de la introducción de tecnología, las nuevas formas de producción adoptadas y el reordenamiento interno del trabajo en la industria textil se comienza a vislumbrar la industrialización del sector a fines del siglo XIX, de esta forma se abandona paulatinamente la forma de producción más artesanal. Así podemos observar una disminución de oficios como hilanderas y tejedoras, y un aumento importante del sector confección con costureras y modistas.

A principios del siglo XX la industria textil se ve influenciada por la Primera Guerra Mundial y por la Crisis Económica de 1929 que habían provocado una aguda escasez de productos importados, haciendo subir sus precios, por lo cual fue atractivo apostar por un modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones. Este giro hacia la industrialización canalizó recursos hacia las manufactureras, entre ellas el sector textil que recibió un gran impulso.

En los años sesenta ocurre un gran hito en la industria textil con relación al modelo de organización del trabajo que se había utilizado hasta la fecha. La introducción de un sistema taylorista/fordista basado en tiempos y tareas permitió a Yarur, una de las fábricas textiles más grandes, a ahorrar la mitad de su mano de obra sin reducir su producción ni introducir mayores cambios tecnológicos. Lo anterior resultó una gran ventaja comparativa frente a sus competidores y tuvo gran aceptación en el sector.

Es en esta época hasta la década de los setenta en donde la industria textil crece y se logran cifras record de producción. También se consolidan en Santiago sectores en donde se comienzan a instalar las nuevas fábricas, talleres y locales de venta de productos textiles como es el Barrio Patronato.

Con la llegada del Gobierno de la Unidad Popular, las fábricas más importantes de la época fueron expropiadas o intervenidas. Con ello el volumen de producción disminuyó, debido a la dependencia del sector industrial a las medidas de protección impuestas por el Estado sobre las mismas fábricas y las materias primas.

El término de la Unidad Popular y la llegada del Régimen Militar transforman fuertemente al sector. Las medidas económicas impuestas por el Estado conducentes a la transición a una economía neoliberal provocan progresivamente una serie de cambios en el escenario de mercado.

La liberalización del mercado de esta forma incita una apertura sostenida de las importaciones de prendas ya confeccionadas y de materias primas, provenientes en su mayoría de países asiáticos. Esto provoca que la industria nacional deba entrar en una obligada y dura competencia de precios, calidad de la producción y modernización de los procesos existentes.

Es en la década de los ochenta y noventa en donde estos cambios son percibidos de forma más profunda. Las consecuencias son dependientes y se reflejan en una serie de transformaciones.

La industria textil comienza a reducirse, provocando los primeros cierres de fábricas y la continua transformación de las mismas en unidades de producción más pequeñas, en forma de talleres, en donde trabaja un número más reducido de operarias. Esto busca disminuir los gastos y riesgos de la producción a gran escala en unidades más dinámicas que den cuenta de las características del nuevo mercado. En consecuencia, comienzan a desaparecer las grandes fábricas textiles en el cono urbano de la ciudad, y nacen cientos de pequeños talleres de confección.

Hacia finales de los años noventa el número de talleres, especialmente en el Barrio Patronato, comienza a aumentar drásticamente lo que conduce a la aparición de un mercado de trabajo altamente competitivo. Lo anterior se refleja en una gran flexibilidad laboral y rotación, debido a que generalmente estos talleres no mantienen contratos fijos a las trabajadoras, sino tratos por producción, y los sueldos son fijados en relación al volumen de prendas confeccionadas, que son mucho más bajos que los valores de la década anterior.

Esta nueva forma de relación con el empleador que involucra el trabajo a trato, afecta tanto la estabilidad económica como psicológica de las mujeres, debido a la poca garantía de su continuidad laboral en el tiempo y las extensas y extenuantes jornadas de trabajo.

Esto también se refleja en el mismo Barrio de Patronato. Si en algún momento existía un importante número de fábricas textiles, lo que se puede ver hoy es una gran cantidad de talleres, muchos de ellos invisibles desde el exterior, la aparición de bodegas de productos importados y cientos de locales de venta al público.

Este trabajo de investigación bibliográfica y en terreno fue realizado para la muestra museográfica: “La mujer y el trabajo de la confección en Patronato”.

La cual está abierta al público en el Museo de Artes Decorativas, del Centro Patrimonial Recoleta Dominica hasta el 29 de diciembre del 2007. Ubicada en Recoleta 683, estación metro Cerro Blanco, línea 2. Horario: Martes a viernes: 10:00 a 17:30 hrs. Sábado, domingo y festivos: 10:30 a 14:00 hrs. Entrada liberada y disponibilidad de estacionamiento.

Publicado por admin | Archivado en General


4 Comentarios para “La Mujer y La Tradición Textil”

  1. febrero 7th, 2008 at 12:19 PM

    María José said:

    Hola:

    Me encanta como expones tus ideas… muy interesante y rapido de procesar, espero seguir leyendo articulos en el futuro.

    Cariños,

  2. noviembre 1st, 2011 at 11:26 AM

    Mariana said:

    Sin duda, es un trabajo excelente por su contenido y su calidad!

  3. noviembre 9th, 2011 at 11:26 PM

    PríscíLa Sálàs said:

    Em.., Sinceramentte.. tnggo q Haceer un T.P.. de Las mujeres y el trabajo textil..! me ayudaan plesee..:$$$ ., BESOOsss.. graaxx 😉

  4. noviembre 10th, 2011 at 11:34 AM

    PríscíLá Sààlàs said:

    EEM,.. !AJAJA Graciias.. estto mee siirViio muuchoo een eeL traabaaJoo Praactiico ! , Un geeniioo ..! eeL kk Loo EscriiBIio ! ; e,..!



Por favor déjanos tu comentario