Miércoles, marzo 12th, 2008

Bío-Bío, Huemul y Franklin

Caminar por las calles del Barrio Franklin, Bío-Bío o Huemul es reencontrarnos con la historia de nuestra ciudad de Santiago. Sus orígenes pueden remontarse al proceso de crecimiento demográfico y territorial a comienzos del siglo diecinueve.

En aquellos años, este sector ubicado al sur de Santiago, comienza a concentrar una gran cantidad de población, principalmente de obreros, artesanos y comerciantes agrícolas, quienes se convirtieron en sus primeros vecinos e irán caracterizando al lugar, otorgándole su identidad propia.

Get the Flash Player to see this content.

El 5 de noviembre de 1847 la Municipalidad de Santiago inicia la construcción del edificio que albergará el Matadero de Santiago entre las calles Franklin por el norte, Placer por el sur, San Francisco por el oriente y Arturo Prat por el poniente. La compra-venta de animales y su faenamiento generaba un movimiento constante de día y de noche. Este hecho sin duda remarco el carácter comercial y popular del sector creándose también infraestructura para la recreación y actividades culturales como el Teatro Franklin, El Cine San Miguel y la Plaza Magallanes, que concentraba la vida social de la época.

Así, en la primera década del siglo XX, el Barrio Matadero-Franklin se consolida como polo comercial y de abastecimiento de la zona sur de Santiago, donde se distribuían los productos al centro y sur de Chile.

En la actual intersección de las calles San Francisco y Placer, se ubicaba la estación de trenes San Diego, conocida popularmente como “Estación Matadero”, la cual formaba parte del Ramal Circunvalación. En el llegaban tanto pasajeros como mercancías y animales, manteniendo un gran movimiento y conectando las fábricas que existían en el antiguo cordón industrial de Santiago, especialmente de las barracas y metalúrgicas del sector.

Hacia el sector poniente del Barrio Matadero, se encuentra la población Huemul la cual fue construida por la caja de crédito hipotecario en el año 1911, este es uno de los primeros proyectos habitacionales para obreros en la ciudad de Santiago, el cual fue creado en base a la ley de franquicias de 1906. De él destaca su diseño innovador, en el cual se busco integrar todos los servicios necesarios para la vida cotidiana: una gran área verde central, con un teatro, banco, panadería, pulpería, escuela, una iglesia, una biblioteca, un policlínico y una lavandería.

De ello Barros Borgoño director de la caja de crédito hipotecario comentaba en aquella época: “Aquí, en medio de las fábricas y talleres, en las grandes calles y avenidas, al lado de magníficas construcciones de la ciudad, podrá el obrero hallar el hogar apacible, abrigado y luminoso que asegura la vida y la felicidad de las familias”

A principios de los años setenta en el sector comprendido por las calles Víctor Manuel y Bío-Bío se comienza a instalar un mercado persa al aire libre. En él se encontraban una gran variedad de artículos desde cachureos hasta herramientas y antigüedades, confluyendo compradores y visitantes de todos los sectores de Santiago.

Este persa tuvo un gran movimiento por muchos años, en una época donde aún no comenzaban a masificarse los centros comerciales y tiendas por departamento.

A mediados de los noventa se realiza la construcción de los galpones que albergan actualmente a las diferentes cooperativas de persas sobre la calle Bío-Bío.

Publicado por admin | Archivado en General


19 Comentarios para “Bío-Bío, Huemul y Franklin”

  1. marzo 28th, 2008 at 2:49 PM

    Cristian Cartagena said:

    Soy Cristian Cartagena, nacido y criado en el barrio Huemul, primero que todo quiero felicitar a estos chicos, quienes supieron en un breve resumen comentar con mucha claridad la realidad y parte de la historia de nuestro sector. Jovenes, un gran aporte.

    Atentamente me despido.

  2. abril 2nd, 2009 at 11:04 PM

    Rolando said:

    Que importante es que los jovenes se interesen en la historia de la ciudad y su gente.
    Te invitamos a metapoli.net, donde tratamos temas de patrimonio que quiza te puedan interesar.
    Rolando

  3. agosto 17th, 2009 at 1:23 AM

    Rossana Zuñiga said:

    Felicitaciones al equipo que realizo este bellisimo trabajo, me encanta la historia aprender y estudiar sobre los patrimonios nacionales, creo que es un aporte importante cultural y educativo por ende ayuda a la preservacion patrimonial de Santiago..
    Rossana

  4. septiembre 16th, 2009 at 5:35 PM

    sergio said:

    como no recordar mi querida población huemul, donde naci y vví allí por mas de 40 años, como no recordar a mis queridos amigos, algunos de ellos : yuri, abuelo michael, pato rucio, el chino, el sinoé, el chagento, el mecha, chago, el pancita. el kike,panchito y muchos otros amigos y amigas que ahora se me escapan.

  5. mayo 7th, 2010 at 2:39 PM

    camilo gaete said:

    donde queda la panaderia el barrio fraklin direccion alimentos sin gluten

  6. junio 13th, 2010 at 4:50 PM

    Miguel Vargas said:

    es posible descargar este video?

  7. agosto 13th, 2010 at 8:43 PM

    alejandra said:

    este documento del barrio es muy hermoso, me sirvio mucho para saber mas de mi barrio donde vivo y del cual no me quiero ir mas, soy tia del jardin nemesio antunez y buscando informacion sobre el barrio para mostrarselo a los niños sera de gran utilidad, gracias por haber realizado este gran trabajo

  8. septiembre 16th, 2010 at 12:33 PM

    Francisco said:

    muy bueno el articulo, yo viví en San Diego con maule y ahora a veces voy a visitarlo y algunos edificios de altura considerable estan profanando la forma del barrio, es una pena realmente eso.

  9. octubre 9th, 2010 at 5:34 PM

    Fernanda said:

    Me encantó el trabajo, super bien editado.. felicidades. Me trajo muchos recuerdos de niñez y adolescencia…. en este barrio pasé junto a mi familia la mejor etapa de mi vida. Buenos amigos, había una amistad hermosa y sin condiciones. Jóvenes sanos.. podíamos andar por las calles de nuestro barrio sin temor y hasta altas horas de la noche en verano. yo vivì en Waldo Silva entre BioBio y Placer.
    Gracias por el artículo.

  10. abril 12th, 2011 at 2:50 PM

    Francisca Vargas said:

    Excelente video!! Muy interesante toda la información, las entrevistas, revise ese romanticismo por este barrio tan lleno de historia. Se agradecen este tipo de iniciativas.

  11. junio 15th, 2011 at 8:32 PM

    Veronica Espinoza said:

    Me lleno de alegria creo que hasta las lagrimas mi barrio querido que me vio crecer , no aparece mi poblacion soy de la Huemul 3,estudie mi educacion basica en la escuelita 100, hoy Haiti, mis hijos en la escuela Matte y hoy en la Universidad del Matadero osea El BARROS BORGOÑO.Muchas Gracias

  12. junio 28th, 2011 at 1:35 AM

    BARRIO HUEMUL « SANTIAGO TE CONOZCO said:

    […] http://www.rebolledo.name/?p=15 […]

  13. junio 28th, 2011 at 2:13 AM

    christian peñaloza said:

    gracias por este hermoso trabajo!!! el video está increíble! ¿Y qué pasó que ya no publican nuevas entradas? Bueno, te mando un abrazo afectuoso

  14. septiembre 23rd, 2011 at 5:55 PM

    Tano Lazo said:

    Me eduque en La escuela Mtte, vivia en placer con san diego en toda la esquina donde estaban las pompas funebres. Jugue con Los ferrer de la barraca, con los gaetes, y peleaba con los de la huemul, Escanillas Cecilia la linda del barrio, los Lynch, el negro Hodge de la U.
    Manuel Gandarilla, Egarrista, los Burgos, Nano Arenas, los Almazan Alexis. Y los Infaltables callamperos que fueron compañeros en la Matte y de los cuales tengo recuerdos de la nobleza de ellos sobre todo de esas chiquillas esforzadas
    pidiendo comida en los restaurantes. y he encontrado a muchos que salieron adelante.
    Que ganas de volver por esos años niños cuando
    todo era grato vivir en el Barrio Matadero.

  15. septiembre 1st, 2013 at 1:18 AM

    wladimir latrille said:

    excelente documental, agradesco el trabajo realizado, existe la posibilidad de compartir este documental o comprarlo, vivo en la Huemul II hace 54 años, felicitaciones, espero informacion.

  16. noviembre 26th, 2013 at 4:13 AM

    Valeria said:

    Gracias por ampliar el saber acerca del barrio que me vio nacer, le había preguntado a mi abuela cosas pero parece que se le olvidaron varias… aunque siempre me repitió después de Dios El matadero !!!!! 🙂 QUE GANAS DE CELEBRAR EN ESTOS TIEMPOS LA FIESTA DE LA PRIMAVERA CON LOS VECINOS !!!! carros, flores, gente alegre, música y comunidad … Soy joven y siento la melancolía de los años dorados del barrio.

  17. diciembre 10th, 2013 at 11:20 AM

    Ange said:

    Muy buen documental y felicitaciones por la iniciativa de difundirlo! Conocer más de nuestra historia y patrimonio es fundamental para mantener y enriquecer nuestra identidad santiaguina.

  18. abril 26th, 2015 at 9:04 PM

    Sofía Gozze said:

    gracias por subir este documental!!! que bueno que podamos difundir cultura

  19. mayo 2nd, 2016 at 5:03 PM

    José Reinaldo Sáez said:

    Mi barrio Huemul, se hace Centenario, donde se me entrecruzan mis recuerdos de la ñiñez vivida, alimentada con mis fantasías.
    Nací lejos allá en el Sur, en un socavón de carbón húmedo en Coronel, arropado por alfalfa proveniente, creo yo, de los Valles del Maule.
    Mi padre era minero y bueno para las trompadas. Machacaba cabezas duras y porfiadas en los rings de Coronel y Lota.
    Eran las noches de relajo de la galla, amenizada de vino pipeño y cerveza de la barata.
    Sobre las luces del escenario de los gladiadores, flotaba la nube del aire tóxico de la combustión de la parafina,
    de los cigarros aspirados por pulmones porfiados que le daban la pelea al gas grisú, pero eran adictos a la nicotina.
    Los colores de la rama de Boxeo amateurs de la Empresa de Carbonífera de Schwager, mi p;ladre defendía,
    poniendo los huevos y su astucia en aras de dejar en alto dicha membresía.
    Después de una final del Campeonato Nacional de Boxeo en Santiago, es reclutado por la rama de Boxeo de la Empresa Tranviaria para ganarse la vida dándose de trompadas y reparar líneas de uno que otro tranvía.
    Aquí en Santiago, en la pensión donde trabajaba mi madre, con el amor y pasión había lanzado un gancho seco con la semilla de una nueva vida.
    Así pensaba ganarle por nock out a la pobreza y a mí la leche me hacía falta.
    Pero los anhelos de proveedor de la familia,
    fueron frustradas el hierro de la modernidad,
    el Progreso en Santiago de abría paso sin piedad.
    Al morir mi padre, termine criado en casa ajena, a la usanza de aquellos tiempos,
    cuando el Estado no asumía aún la protección a la infancia.
    Mi niñez la viví protegida en Barrio Huemul en la Escuela Claudio Matte.
    Ahí, a partir del silabario El Ojo, se me abrió el mundo ilustrado, a pesar que era muy duro de mate.
    Supe del orden y la disciplina prusiana a través del Inspector Erik, ex soldado alemán refugiado de la postguerra de la derrotada Alemania.
    La Directora, un Profesora llamada Clara vivía en el Colegio y emergía en las mañanas con su figura etérea iluminada con sus blancos cabellos.
    En la escuela de aquellos tiempos la autoridad se sustentaba en la presencia calma de los educadores y sin ninguna estridencia.
    Aprendí lo bueno y lo no tanto, al interior de los muros imponentes de la Escuela Claudio Matte, obra benefactora de una de las familias dueñas de Chile.
    Claro que no fue ahí, donde eduque mi rebeldía, pero esa es otra historia.
    En el Barrio Huemul estaba La Gota de leche que entibio mis pies mojados,
    por las inundaciones del Zanjón de la Aguada en los Inviernos duros.
    El dispensario de las monjas, calmaron mis dolores.
    Los domingos a misa en la Iglesia, correteando por las veredas,
    frente de la casa donde vivió nuestra Premio Nobel Gabriela Mistral en sus tantas andadas.
    En el Matadero le comprábamos la carne, el pescado, las legumbres y la verdura con que se paraba la olla humeante y deliciosa. Tuve la fortuna de que nunca me falto la comida.
    La marraqueta siempre crujiente y calientita horneada
    en la Panadería La Malagueña de vida ciento cincuentenaria.
    Chuteábamos la pelota en la plaza, las tareas las hacíamos en la biblioteca.
    Los sábados eran de juegos y cultura, los ancianos salían a disfrutar del sol como las lagartijas.
    Nos encantaba ir a ver a los gigantes disfrazados del Teatro con su pantomima.
    Con el tiempo se instala el Persa Bio Bio y junto al barrio Franklin se hermana una alianza con destinos comunes.
    Así los sábados y domingos son los días de abasto en el Persa Bio Bio, con su desfile de colores y olores,
    de gente en busca de las gangas a bajo costo ofertadas por emprendedores,
    que dan pelea a la cesantía porque no ha dado en nuestro país la economía liberal, al contrario de lo que digan sus defensores.
    El disfrute gastronómico en las Picadas de Gourmet ciudadanos serán obligadas,
    buenos lugares de encuentro de soñadores y bebedores de copa solidaria.
    La Plaza Matte en Placer con SanDiego es lugar de entretención y remanso,
    donde juegan niños con sus perros saltarines,
    bajo la sombra de árboles añosos que si saben de promesas de amor eterno de los jóvenes enamorados,
    al son del sermones de predicadores evangélicos
    dirigidos a oídos distraídos.
    En la noche de fines de semana, los cantores populares de las cuecas carraspeadas.
    Aquí en el Barrio Huemul, se cobija al trabajador, al comerciante y emprendedor, al artista, al poeta, al cantor de la cueca identitaria.
    Hoy nos acompañan emigrantes en busca de un futuro amigable para sus hijos,
    abriéndole el paso a sus futuros nietos amulatados.
    Hoy las autoridades al Barrio Huemul, le están dando pelota,
    con nuevos ramales del Metro, el progreso se nota,
    con el matadero, centro de abasto y vía rodoviaria de Lo Valledor,
    en Santiago Sur se viene ahora el esplendor.
    A los 100 años mi barrio Huemul crece con los cipreses, las palmas avejentadas,
    crece también junto a los viejos y viejas de historias mil veces contadas.
    José Reinaldo Sáez. 29/04/2016.



Por favor déjanos tu comentario